Leer en un dispositivo

Son varias las ventajas de poseer un dispositivo de lectura de libros digitales

Imagen Pexels.com
La publicación de libros nuevos y clásicos ya sobrepasa la publicación tradicional en papel. Ese es un hecho que no se puede negar y parece que seguirá en aumento en los años por venir. Los de nosotros que disfrutan el olor de un libro nuevo, tendremos que comprar un fragancia sintética para recrear el aroma del papel y la tinta. Pero eso no ocurrirá en el futuro inmediato.

Actualmente hay varios dispositivos electrónicos para almacenar libros. Son una especie de biblioteca que se lleva a cualquier parte, con mucha facilidad. Aunque los precios de los aparatos son relativamente altos, el precio de los libros electrónicos compensa favorablemente la compra de los mismos, haciendo que se convierte en una inversión y no un gasto trivial.

Los mayores fabricantes son Amazon, Apple y Barnes & Noble con los dispositivos Kindle, iPad y Nook. El primero que vino con la idea fue la empresa norteamericana Amazon, basada en el éxito del popular formato de Adobe PDF, que permite la publicación electrónica que se puede acceder en una gran variedad de dispositivos.

Ahora bien, los libros distribuidos electrónicamente requerían un sistema que permitiera lograr la protección de los derechos de autor, la copia indiscriminada y la seguridad de que los autores recibieran la remuneración debida por la publicación de sus obras. Estos nuevos dispositivos cumplen esas metas.

En el escenario de la publicación digital sobresale Amazon Kindle por varias razones. Primero, porque es el equipo pionero en la publicación electrónica y segundo, porque posee la biblioteca más extensa de libros digitales y tercero, porque ha hecho disponible el software de almacenaje y lectura para casi todas las plataformas, además de su dispositivo Kindle. Los libros de Amazon en formato Kindle se pueden acceder en los dispositivos Android (tabletas y teléfonos), iOS de Apple (iPhone e iPad), en las computadoras con Windows y MacOS. Una vez adquirido el libro, el lector puede accederlo en cualquier otro dispositivo usando su cuenta de Amazon.

La experiencia

Leer en un dispositivo electrónico es tan parecido a sostener un libro impreso que pronto se acostumbra uno a ello. Pasar las páginas, deslizando los dedos sobre la pantalla, termina por sentirse como que se ha hecho eso mismo toda la vida.

El tamaño de las tabletas, especialmente, es semejante a la mayoría de los libros en rústica, excepto por el grosor y el peso. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que se tienen varios libros en el dispositivo que, en realidad, es una biblioteca. Esa es la principal ventaja de los libros electrónicos.

Las desventajas tienen que ver con las limitaciones lógicas, como la duración de la batería y la disponibilidad de electricidad para recargar el equipo. Aunque se vaya de viaje a las regiones más remotas del planeta, esas incomodidades pueden fácilmente superadas con la adquisición de un cargador por energía solar.

Imagen: www.Pexels.com


Comentarios